22 noviembre 2006

Cincuenta años

Para hacer mi homenaje al medio siglo de televisión en España he cogido cuatro momentos que me han impactado. Son los primeros que acudieron a la llamada así que supongo que serán los más importantes. No son ni tres ni cinco porque soy así de molón. Los colocaré por orden cronológico:

Si naces en los '70, Verano Azul no puede faltar. Ahora todo son risas por el cutrerío, la fealdad de algunos, la chulería de otros, etc... pero Antonio Mercero nos tenía agarrados. Yo recuerdo verlo en el apartamente alquilado en la playa de aquel año mientras mis padres dormían la siesta. Por supuesto no podía bañarme hasta que pasaran las dos horas reglamentarias de digestión. Eso sí, hasta que no acababa el capítulo no daba la brasa para bajar a la piscina.


En perspectiva creo que lo que no se perdona es que mataran a Chanquete. A unas generaciones las marcó la horfandad de Bambi y a otras la de Simba. Nosotros tuvimos que crecer sin Chanquete que encima era de verdad y no un dibujo animado. Nadie reconoce que le emocionaba la serie ahora que nuestro corazón de duro legionario no se ablanda con tonterías. Yo lloré.

Años después llegaron las lagartas, en todos los sentidos, más sexys de la historia. A mi me gustaban más que los cutres rebeldes. Lo mismo me pasa con La guerra de las Galaxias, será que me ponen los uniformes. Cuando Diana se come el ratón y se descubre el pastel fue glorioso. ¿Serían conscientes de que estaban creando una imagen mítica para la historia de la televisión?


Cuando se acabó el monopolio y llegaron las privadas todo cambió. Ahora que cada uno ve una cosas las tertulias no son iguales, antes no había más huevos que ver lo mismo. Sobre todo porque no se ponia el UHF para casi nada (como ahora). Agazapada en los cambios irrumpió Twin Peaks.


El agente Cooper y sus obsesiones se metieron al público en el bolsillo. Por eso el final de la primera temporada dejó al mundo con el corazón en puño, ríete tú del accidente de avión de Falcon Crest. Luego todo fue distinto, algunos se desengancharon, otros ya sabían que era una mierda (sic) y a unos pocos nos siguió gustando.

La diversificación de la audiencia y el buscarse la vida para ver lo que te gusta es el pan televidente de cada día. Gracias a eso llego al último momento, el final de A dos metros bajo tierra. De momento la quinta temporada sigue inédita en España.


Si las temporadas anteriores eran grandes, la quinta es simplemente monumental. Cuando el final de una serie te sigue viniendo a la cabeza meses después es que han hecho muy bien su trabajo. Claro que también me acuerdo del de Dawson crece y me dan ganas de pegar a Kevin Wiliamson con un calcetín sudado. El que sea de lágrima fácil que prepare los pañuelos porque habrá tristezas y alegrías, pero es seguro que nunca se olvidará de la familia Fisher.

8 comentarios:

SisterBoy dijo...

Como somos de la misma quinta comparto todos esos momentos EXCEPTO la primera temporada de Twin Peaks que no fue exhibida en Canarias porque aun no nos habia llegado la señal de las privadas, luego ya no fue lo mismo. Además sinceramente nunca me gustó

Yo acabé recientemente la quinta de Six feet under y posiblemente sea la mejor serie que he visto en mi vida o al menos la más importante o la que más está influyendo.

Irene dijo...

Pues sí, se nota que somos de la misma quinta.
A pesar de que lo de verano azul siempre me dio mucha caspa porque no me identificaba mucho con ellos, la pena por Chanquete no me la quitaba nadie.
Diana me hizo descubrir el poder de las mujeres, miedo y adoración a la vez.
Twin Peaks supuso el cague máximo. Con mis amigos, cuando alguno se tenía que ir a casa solo le tarareábamos la canción de Twin Peaks para que se cagase. Angelo Badalamenti nos hizo mucho daño...

mr_c dijo...

Tienes razón en lo de la 5ª temporada de Six feet under, es magistral, pensé que no podrían superar las dos primeras temporadas, pero en la última lo hacen con creces, y esos 6 minutos finales son de lo mejor que se ha hecho en tv.

montsinya dijo...

Dios! Todas son series memorables. Si cierro los ojillos y me concentro también me teletransporto a alguna reemisión de "Curro Jiménez", también a ese primer gritillo de sorpresa de mi vida al descubrir quién era el malo de "Brigada Central" y la siempre presente sintonía de "La clave".

Deckard dijo...

El otro día me volví a ver el final de A dos metros porque de alguna manera lo necesitaba...

Curro Jiménez creo que me pilló pequeño, con 3 o así, nunca la he visto realmente. La que si me gustó mucho fue aquella copia de El Zorro llamada "La máscara negra" con el propio Sancho Gracia. Esa no la han repuesto nunca que recuerde y probablemente resulte espantosa, quién sabe.

Brigada Central la vi entera pero honestamente solo recuerdo a El Brujo haciendo de gitano y a un montón de gente gritando todo el rato.

LUPITA dijo...

Que vieja me siento, recuerdo todas la series. Me he tragado Verano Azul mas de un verano, siempre acaba llorando, Adiós pancho, Adiós!! V fué lo mejor, después de Mcgiver los Sábados por la tarde(y luego jugabamos a ver quien era Diana y se comía la rata..), Remington Steal!! Adoraba a Pierce Brosnan. Twin Peaks siempre ha sido algo pendiente, me quedé con la intriga de saber el desenlace, por lo intempestivo de la hora fue imposible acabar de verla...
Y ya después de eso me ha sido verdaderamente imposible seguir ninguna serie(responsabilidades de la edad) Star Trek, El esptantapajaros y la Sra King, Stargate..pero la que mas he ha pillado fue Farscape hace ya unos años, la veia por el autonomico de Catalunya.
La última Alias, pero dimito, entre cambios de horario y horarios definitivos, cuando pueda pillare la 4 temporada para verla tranquilamente, así no hay quien sea fiel a una serie!!!!
En fin a los hechos me remito, para admitir que: Ya llevo MUCHOS años viendo la tele...

Deckard dijo...

No es sentirse viejo es ganar experiencia.

Anónimo dijo...

Recuerdo perfectamente todas las series que comentas y todas en su momentos fueron algo grande.

La última, por supuesto, Six feet Under cuyo ultimo capitulo he visto hace un par de noches. Aun estoy tocado. Para mi, sin duda, es la mejor serie que haya visto nunca. Hay series que me entretienen como "Lost", pero A dos metros bajo tierra, va más allá del puro entretenimiento. Es la vida, la vida y la muerte que irremediablemente van unidas.
Creo que la diferencia entre las primeras temporadas y las últimas (a partir de la 3ª) es que las primeras eran más surrealistas diría yo y las últimas reflejan más la vidad cotidiana (el matrimonio, los hijos, el trabajo...). Recomiendo esta serie a todo el mundo, aunque haya gente que supongo no la aguantaría.