15 enero 2008

Can't get any lower

Ya salieron los Globos de oro y de mis favoritos para televisión solo ganó David Duchovny, así que como debía un post de Californication (que por lo visto ya está en Fox en castellano) allá vamos.


En la serie seguimos las peripecias de Hank Moody, un escritor de éxito con bloqueo creativo que acaba llegando a lo más bajo: acepta escribir un blog. La verdad es que la serie ha dejado fría a mucha gente y curiosamente por motivos opuestos. Para algunos es el sexo por el sexo y para otros prometía sexo pero al final va de otra cosa. A partir de aquí spoilers a tutiplén.

Al principio parece que el protagonista tiene algún paralelismo con el doctor Christian Troy, comparten esa afición por tirarse a todo lo que se le ponga a tiro. Aunque la metrosexualidad de uno se transforma en un estilo desastrado en el otro (que también triunfa entre las féminas). Moody también es un borde antipático pero es más un personaje que se ha creado. Lo cierto es que todo su objetivo es recuperar a Karen (la madre de su hija) y a su modo le gusta actuar como un caballero andante.

Mientras Hank se dedica a su objetivo, nos cruzaremos con la crisis vital de su representante (un entrañable Evan Handler) que nos enseña que hay puertas que es mejor no abrir y que las pinzas para pezones pueden ser peligrosas si se usan sin precaución. El mayor quebradero de cabeza de Hank será Mia, la hija del novio de Karen. Su personaje creó bastante polémica, si era o no creíble que una chica de 16 se comportara así, si era o no creíble que Madeline Zima pasara por 16 con ese cuerpo de escándalo, pero lo cierto es que su personaje evoluciona perfectamente de lolita a niñata caprichosa y egoísta. Nota: la chica tiene un cuerpazo pero me parece que es bastante fea o por lo menos tiene una cara bastante rara.

A medida que pasaban los capítulos cada vez me ha iba gustando más la serie y ha sido uno de los estrenos que más me ha gustado del año pasado, si no el que más. Y al resto del mundo debió de pasarle igual puesto que la audiencia fue a más cada semana y consiguió la renovación bastante deprisa.


Lo más sorprendente de la temporada se reservó para el final, porque no creo que nadie se esperara que Hank lograría su objetivo el mismo día de la boda de Karen (aunque lo deseáramos). Queda un final feliz que valdría como final de serie pero está claro que el folleteo de Hank y el asunto de la autoría de la novela estallarán en la segunda temporada y le joderán el chiringuito a nuestro hombre. ¿No le recordó a nadie el plano final al desenlace de ¡Atame!? Sólo les falta cantar al Dúo dinámico.

Y para acabar elegiré la escenas con la que más reí, el indescriptible trío de Hank y Charlie con la chica del gimnasio coronado con la irrupción sorpresa de sus chicas en escena. Es asquerosa, embarazosa y cómica al mismo tiempo. ¿Qué más se puede pedir? Sólo que la segunda temporada aguante el tipo.

3 comentarios:

Sunne dijo...

Me alegro por ese premio, y espero igual que tu, una segunda temporada digna, esta serie de estilo similar a Weeds dbe ir avanzando como la hecho la misma weeds.
Enhorabuena Hank!(David)

SisterBoy dijo...

Yo soy de los que se fue desanimando a medida que pasaba la serie. Creo que el primer capitulo funcionaba más bien como un anzuelo porque en realidad el tal Hank es un tipo bastante normal aunque con cierta patina de canalla. Sinceramente dudo mucho que vea la segunda temporada.

joanarcaic dijo...

mas allá de sus altos y sus bajos, Californication me parece una muy buena muestra de como saber utilizar 25 minutos, contando mas (y mejor) cosas que otras series de 45