31 marzo 2009

Casas y casas

Hace tiempo que en Cuatro tenían una cesta llena de tópicos de terror. Un día vieron que estaban a punto de caducar y los metieron de golpe en Hay alguien ahí. Por supuesto este lunes se repitió la fea costumbre de engañar al espectador, ¿a qué viene anunciar por todas partes las diez y cuarto si sabes de sobra que vas a estar con los pesados de El hormiguero hasta y media? Luego querrán que la gente no se grabe las cosas y las vea en directo.


En esta serie seguimos las peripecias de una familia que se muda a la típica casa en las fueras con su pozo del infierno, sus jabalíes correteando por las calles y sus médiums hasta debajo de las piedras. Ya desde el primer minuto nos dejan claro donde está la madre del cordero, así que no se como se podrán estirar para llenar el tinglado durante muchos capítulos. Algo que funciona en 90 minutos no tiene por que valer para diez o doce episodios.

Después de ver el piloto eché de menos la pelota que bota sola, pero era un as que se guardaban en la manga para el segundo capítulo. También en el segundo capítulo nos enseñaban otra carta, parecía que iban a ir rotando el tetamen de la casa, pero tras ver a la hija mayor en el piloto y a la criada húngara en el segundo parece que han parado un poco con los despelotes. Para el cuarto ya tendremos sicofonías. No se como no hacen un crossover con Cuarto Milenio y nos plantan a Iker con todos sus cazafantasmas.

En una película de terror la estupidez de los personajes se puede esconder con la corta duración pero aquí veo que no vamos a tener por donde cogerlo. Cada vez se van multiplicando más y más los momentos WTF, ayer el padre se encuentra con un supuesto médium de mirada aviesa y tras desconfiar de sus intenciones se mete en la ducha (¡!). Claro que antes toda la familia regresa plácidamente a su casa tras ver como los cuchillos vuelan solos por el aire hasta clavarse en las paredes.


Para rellenar el resto del capítulo en el que no pasa nada (un 90%) tenemos la precuela de El Castigo, un rollo bollo mature patillero, policías que se van a jubilar (sentencia de muerte), polis a punto de morir (que serán médiums), matrimonios en crisis, amantes borrachas y personajes nuevos que no dejan de llegar, también hay malos tratos por supuesto. Ya veremos si deriva en una locura divertida o en tedio, pero me temo lo segundo.

También he visto Dead Set que me gustó y me decepcionó a partes iguales. En primer lugar no veo mucho sentido al formato porque realmente es una peli cortada en trocitos. Sigue punto por punto las convenciones del cine de zombies, te lo pases bien si te gustan las escenas sanguinolentas y ver como personajes irritantes son devorados.


La decepción viene de que desaprovechen el escenario. Yo esperaba que el centrar la acción en el plató de Gran Hermano serviría para introducir alguna variante, pero al final no ofrece nada que no se haya visto antes en un centro comercial o en una base militar. Todo se lo quitan de en medio en el primer episodio para seguir por los caminos conocidos.


Quizás era mucho pedir pero podían haber jugado con el formato de Gran Hermano para crear tensión, plantearse los límites de los realities o lo que fuera. Pero se limitan a usar los arquetipos de siempre (productor despiadado incluído) para hacer algo simplemente correcto en lugar de ir a por todas. Una pena.

4 comentarios:

SisterBoy dijo...

Ya dije en su día en la página de Mer que "¿Hay alguien ahí?" (por cierto que es paradójico poner a una serie un título que se presta tanto a hacer bromas con respecto a la audiencia que puede tener) no es más que un intento de explotar el incomprensible éxito de "El internado" usando los mismos elementos o lo que es más peculiar: usando todos los elementos posibles en cualquier clase de género de ficción televisiva en la confianza de que alguno de ellos prenderá en la audiencia.

Sólo he visto el primero pero si además es cierto que se acabaron las tetas menos aún lo voy a ver.

Coincido con la apreciación sobre Dead Set excepto en lo relativo a la figura del productor-cabrón al que se dota, en esta mini serie, de un nivel de cabronía jamás visto hasta ahora.

Deckard dijo...

Pues sí, es una pena lo de dejar de enseñar cacho. Además la hija mayor es muy Kate Austen, ¿no?

Lo malo de estas ensaladas temáticas es que no te puedas reír y se conviertan en aburrimiento, cosa que le pasa a El Internado en la última temporada, razón por la que todavía no he podido acabarla.

Sobre Dead Set, que el productor sea el cabrón es tópico. Otra cosa es que el tío lo borde y sea un bien personaje (de hecho fue mi personaje favorito).

Ra está en la aldea dijo...

Me encanta "Hay alguien ahí". Es todo tan previsible y ridículo... ¡hasta sale Mike, de Cuéntame, y tiene el resplandior!

Mar dijo...

Yo estoy deseando ver el último episodio de la temporada el próximo lunes para resolver todas las dudas con las que nos han dejado. La serie es tremenda y mucho mejor que otras producciones españolas de ficcion en este momento.