18 octubre 2006

La culpa fue de Moira

A falta de que el día 25 salgan las dos últimas Películas para no dormir voy a hacer un pequeño balance. Tenemos una película aceptable (La habitación del hijo), dos bastante malas (La culpa y Para entrar a vivir) y una espantosa (Regreso a Moira). Tengo que decir que la de Balagueró ha ganado algún punto en el ranking porque la de Moira es tan espantosa que hace que lo demás resalte.

La culpa de Narciso Ibánez Serrador y Regreso a Moria de Mateo Gil fallan por dos motivos totalmente distintos pero que acaban en casi idénticos resultados. Una da demasiado y la otra no da nada.

¡Menudo embolao con la Moira!

Mateo Gil, que ya nos dio la terrible Nadie conoce a nadie, ha sido seleccionado para esta serie por razones inexplicables. ¿Quién se leyó su guión y encendió la luz verde? Iker Jiménez está estupefacto. Es un espanto de proporciones bíblicas, pero a diferencia de otros accidentes de este tipo ni siquiera resulta divertida en su malignidad. Este ladrillo es más lento que una película francesa en pausa. El director y su coguionista se marcan un remake de Verano del 42 y crean una película para echar la siesta (fallo de concepto querido Watson). No hay sustos, ni nada, y el final es una estupidez tal que Garzón ya está investigando.

Chicho si sabe de que va esto del terror/suspense y desde el principio va dejando elementos por aquí y por allá. Pero se pasa con la sal y llega un momento que no sabes de que va la película y el argumento cambia a cada minuto. Con lo que pasa como en la de Mateo Gil, casi una hora y no se sabe por donde van los tiros para llegar a un desenlace de traca. Además hay un plano de algo sobrenatural que no pega ni con cola con el final, pero visto el rigor de la serie tampoco es de extrañar. Eso sí, que ningún aficionado al cluedo se lea el reparto o sabrá como acaba la cosa.

Al trastero por enésima vez

En resumen: ¿Qué tiene Moira? Nada. ¿Qué tiene La culpa? Casas inquietantes, vecinos inquietantes, picaportes que se mueven solos, galletas asesinas, lesbianismo, aborto, niños en lugares raros, cosas que desaparecen, trasteros sucios, muebles que se mueven solos y dos huevos duros.

La verdad es que Paco Plaza y Enrique Urbizu lo tienen fácil para aprobar (como poco), ya veremos. Dentro de poco empiezo con Masters of Horror que tiene un esquema similar, ya veré si las comparaciones son odiosas.

11 comentarios:

SisterBoy dijo...

Te aseguro que algunos episodios de Masters of Horror te quitaran el mal sabor de boca, otros en cambio te resultaran incluso peores. Te diria cuales debes evitar pero no me harias caso al igual que yo pienso ver esos capitulos de Historias para no dormir que te parecen malos. Por cierto que espero hacerlo esta misma noche, ya dire algo.

Deckard dijo...

Yo siempre tengo la misma teoría: Para apreciar lo bueno hay que ver lo malo, de otra manera no puedes calibrar la vara de medir. Lo que me da pereza es empezar por la Coscarelli que de maestro me temo que tiene poco...

Espero tus opiniones sobres estos accidentes patrios.

SisterBoy dijo...

Pues fijate tú que la de Coscarelli está considerada como de las mejores, así que te puede servir de vara de medir

SisterBoy dijo...

He visto Regreso a Moira, el problema que tiene es que es taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan previsible, resulta un suplicio estar ochenta minutos mirando algo que sabes de sobra como va a terminar, es como ver un Burgos-Granada de la liga del 56. Por cierto hay cameo de Amenabar

La chica de la tele dijo...

Por lo visto el que va a su lado es noriega. Yo solo lo vi él. Me da miedo comprobarlo y enfrentarme otra vez con esa película.

Deckard dijo...

Pues ahora te queda La culpa y a esperar la última hornada.

SisterBoy dijo...

Ya les diré

SisterBoy dijo...

La culpa fue del cha cha cha. Por lo menos no es tan previsible como la otra, ni siquiera con es fast forward del principio. Pero no es serio hacer una introducción de 45 minutos en un telefilme de una hora y 11 minutos de duración. Además el final es malo y las piezas no encajan ni con poxipol

Deckard dijo...

¿Qué me dices del tarro que se mueve solo?

No es previsible porque cada 5 minutos resetea la trama. ¿Qué pinta el lesbianismo en todo esto? El final está un tanto fotocopiado de La residencia, ¿no?

SisterBoy dijo...

Tambien hay cositas de algunas de las historias para no dormir de la buena epoca de Chicho, en fin, que eso, que la buena epoca pasó. Avisa cuando esten availables las dos que faltan

Anónimo dijo...

A mi si me intrigo esta pela...cuando la vi.