03 julio 2008

El hombre de los dados

Con la Eurocopa tenía todo parado, pero ayer me acabé la tercera temporada de El internado, cada vez que pienso en los vídeos de parodias sobre los guionistas de Lost me planteo que pasaría si la serie fuese americana.

"Yo siempre tengo un plan, aunque no me acuerde"

Cuando uno ve la serie se da cuenta de que realmente nadie se acuerda de que coño ha pasado, no ya una temporada antes, si no diez minutos antes. Estos momentos de risa extrema ayudan a que la casi hora y media de serie nunca llegue a aburrir. Luego está el tema de que la trama es cada vez más alambicada y se nota como debe de funcionar la cosa.

Pongamos una sala de guionistas cualquiera y varios juegos de dados. A partir de ese momento se tira un dado de personaje y otro de efectos, es decir, puede salir por ejemplo "Fermín + Giro" o "Gallego + Affair". Luego cada temporada se tira un dardo a una estantería llena de series en DVDs y se introduce un personaje así en la serie.


De esta manera hemos conseguido que en la trama del cocinero haya entrado una Sidney Bristow ibérica y que el propio Fermín tengan más giros que el Dragon Kan subiendo el Alpe d'Huez. Por otro lado nuestro huérfano de cabecera se lía con una profesora porque salió un 7, menos mal que no salió Amparo Baró, claro que a ella y a Luis Merlo les ha tocado "mirada aviesa + secreto". Así que se han pasado toda la temporada con el ceño fruncido y el pobre Luis con su pala va a dejar la Laguna Negra que parece un topera.

Por otro lado la planificación hay veces que es de chiste y la continuidad de las escenas no tiene nada que envidiar a Amor Obsoleto. Como muestra un botón:



Parece que por fin han encontrado algo de una importancia tal que tiene hasta un tachán al cerrar la escena. Así que uno espera algo distinto a esto:



Vamos a ver, hay algo que tenía que ver y era súperimportante de la muerte negra. En la reanudación está sentado tan pancho hasta que de verdad encuentran ese algo ¡¡WTF!! No es la única vez que pasan estas cosas, en el mismo capítulo Merlo y Torné se pasan la tarde y una noche encerrados en una despensa cuando por la cocina pasan cientos de personas a las que no oyen ¡¡WTF!! Este capítulo La vida es sueño nos reúne a Calderón de la Barca con Philip K. Dick mezclando sueño y realidad de una manera que dejaría de piedra al maestro yanki.

Para el final de temporada parece que tocaba homenaje y la elegida ha sido Willow. Las conclusiones hasta ahora es que bajo el internado trabaja más gente que en Eurodisney. Solo espero que cuando los protagonistas se enfrenten al ejercito de malos éstos lleven capuchones como en el Rolling Thunder.


He empezado a ver Boston Legal (David E. Kelly rules) y estoy deseando que en El internado les salga Rhona Mitra en alguna de sus tiradas. Esta mujer debería salir en todas las series y películas del mundo.

4 comentarios:

quitus dijo...

de acuerdo en que Rhona Mitra tiene un cuerpo de escandalo, pero esa cara y ese rictus de oler mierda todo el rato me tira mucho pa' atras.................
by the way, supongo que ya sabes que es la protagonista de la nueva entrega de Underworld: Rise of the Lycans, o sea, han pasado de la Beckinsale...............

Deckard dijo...

Pues uno menos... Me gusta porque es diferente.

Creo que no sale la Beckinsale porque es un precuela. Después del espanto que fue la segunda ésta es carne de descarga.

MacGuffin dijo...

"El internado" es delirio puro. A mí también me gustaría oír las opiniones de la gente sobre sus guionistas si fuera americana... Les pitarían los oídos :-)

El Malvado Ming dijo...

El rhonamitrismo debería de ser una religión.
El otro día me zampé Swet home Alabama por los cinco minutos en los que ella sale. Mereció la pena.