24 octubre 2007

Juanita Aspirina

Lo que tiene el verano es que uno se pone a ver cualquier cosa. Yo elegí Painkiller Jane y encima me he tragado sus 22 capítulos como un campeón. Si alguien me pregunta por qué no lo tengo muy claro, sobre todo después de ver el piloto que fue un espanto y que contenía un tiroteo final que era doloroso de ver. La serie está hecha con cuatro duros y eso se nota, además usan ese estilo de fotografía cutre tirando a sepia que hace aún más chungo el resultado.

La serie sigue la estela de Los 4400 o Héroes, aparece gente normal con poderes. El gobierno ni corto ni perezoso junta un grupo para que ponga un chip en cada neuro (así los llaman) antes de empaquetarle hacia la cárcel oculta más cercana. Uno se podría poner a divagar sobre esta defensa del ataque preventivo y los abusos de los gobiernos en cuanto se cita la seguridad nacional, pero ni el programa va de eso, ni a mí apetece.


La serie básicamente es un monstruo de la semana que los chicos deben cazar. Además de Jane tenemos a un forzudo, un genio de los ordenadores, un médico (que debe ser primo de Mohinder) y un jefe duro pero justo, no se puede decir que sea el acabose. Para más inri el jefe es Rob Stewart al que tengo manía desde aquel otro horror llamado Tropical Heat que nos regaló años ha antena3. Aquella serie estaba protagonizada por su coleta y una pelirroja de ojos hipnóticos.

El caso es que plantean un posible arco argumental del que pasan olímpicamente durante toda la serie hasta casi el final, en ese punto te explican casi todo y como se quedaban sin pasta se van a la República Checa a radar los últimos capítulos. De esta manera logran que la caspa les llegue hasta las rodillas. Antes de eso hubo algún capítulo interesante pero la serie nunca llegó a despegar a pesar de las posibilidades, que las tenía, aunque parezca mentira.

A continuación Sci-Fi Channel se ha marcada una nueva versión de Flash Gordon que es para mear y no echar gota. También está hecha con poco dinero y la misma fotografía chusca. Para ahorrar pasta procuran pasar poco tiempo en Mongo y lo ruedan casi todo en la Tierra gracias a un sistema de portales dimensionales (con un par). Otro ejemplo es que los famosos Hombres Halcón son ahora unos tipos que vuelan sin más, hacer alas es un cirio. Sólo he visto dos capítulos y no he tenido fuerzas para seguir viendo la serie, tengo demasiado cariño a los tebeos de Flash Gordon que leí de pequeño.


A ver si vuelve Galactica de una vez, en esta cadena parecen un poco perdidos.

2 comentarios:

MacGuffin dijo...

Y en cuanto se acabe Galáctica, Sci Fi va a pasarlo muy mal. Tengo curiosidad por ver lo que habrán hecho con "Tin man", esa miniserie-reimaginación de "El mago de Oz"...

Deckard dijo...

Espero que se dejen algo de pasta, porque si siguen con el look cutrón la llevan clara, por no hablar de los guiones.

Por menos ya está Razor a la vuelta de la esquina.